Emociones

Existen muchas definiciones sobre emociones. Realmente nosotros los explicaremos como un cambio bioquímico que se produce en el Sistema Nervioso Central concretamente en el sistema límbico, como respuesta a la percepción de estímulos externos las emociones hace tan solo unos años parecían que no podían ser objeto de estudio de la psicología aunque sea un poco incongruente la causa de esta situación era el proceso subjetivo de las emociones, siendo imposible poder determinar la intensidad de la emoción o del cambio bioquímico que se produjese en diferentes individuos.

Por lo que aunque nosotros estuviésemos hablando de lo que sentimos por el amor es imposible llegar a entender el sentimiento puro que cada uno tenemos de amor. 
No obstante, ya trabajamos sobre las emociones de forma directa. Para ello hemos tenido que dar un cambio en el concepto, en la interpretación del mismo.
Imagínese el lector que siente miedo al enfrentarse a un toro, el estimulo visual del animar produce la respuesta de miedo. Desde esta perspectiva un torero aun pudiendo sentir una cierta cantidad e miedo es capaz de afrontar esa situación, no huir, y dar una respuesta distinta. Diremos entonces que el miedo es relativo y fluctúa en base a las personas. Pero lo que sabemos hoy día es que esto no es del todo así, ya que entre el estímulo del miedo y la respuesta del miedo hay un paso que es un proceso interno emocional del estímulo premisas constantes, estables y concretas es decir que valen por todos los individuos. Así diremos que un sujeto desarrolla miedo no cuando ve a un toro, sino cuando su cerebro emocional interpreta el estímulo del toro como un estímulo peligroso y nocivo por el individuo provocando entonces la respuesta. Así todos los seres humanos respondemos de igual forma, cuando nuestro centro de procesamiento emocional interpreta el estimulo percibiendo como peligroso o nocivo para nosotros y con una baja capacidad de respuesta.