Estados de Ánimo

El estado de ánimo es un estado emocional que permanece durante un período de tiempo relativamente largo. Se diferencia de las emociones en que es menos específico, menos intenso, más duradero y menos dado a ser activado por un determinado estímulo o evento.
Los estados de ánimo suelen tener una determinada valencia, o lo que es lo mismo, se suele hablar de buen y de mal estado de ánimo. A diferencia de las emociones, como el miedo o la sorpresa, un estado de ánimo puede durar horas o días.
También se diferencian del temperamento o la personalidad, los cuales generalmente no suelen tener una componente temporal, si no que son actitudes permanentes en el tiempo. No obstante, determinados tipos de personalidades, como el optimismo o la neurosis pueden predisponer al sujeto a unos determinados estados de ánimo. Ciertas alteraciones del estado de ánimo forman una clase de patologías denominadas trastornos del estado de ánimo.
Son muchos los trastornos del estado de ánimo, a veces denominados también trastornos afectivos, condiciones médicas asociadas con las fluctuaciones en la química del cerebro y del cuerpo que requieren el cuidado clínico de un psiquiatra u otro profesional de la salud mental.
El tratamiento específico de los trastornos del estado de ánimo será determinado por su médico basándose en lo siguiente:
* Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
* Qué tan avanzada está la condición.
* El tipo de trastorno del estado de ánimo.
* Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
* Sus expectativas para la trayectoria de la condición.
* Su opinión o preferencia.
Los trastornos del estado de ánimo a menudo pueden ser tratados eficazmente. El tratamiento siempre debe basarse en una evaluación completa. El tratamiento puede incluir uno o más de los siguientes:
* Medicamentos antidepresivos (especialmente cuando se administran en combinación con la psicoterapia, resultan muy aficaces para el tratamiento de la depresión).
* Psicoterapia (en la mayoría de los casos, terapia cognitivo conductista o interpersonal orientada a modificar la visión distorsionada que tiene el individuo de sí mismo y de su entorno, con énfasis en las relaciones complicadas y la identificación de los factores de estrés en el entorno para aprender a evitarlos).
* Terapia familiar
La familia juega un papel de apoyo vital en cualquier proceso de tratamiento.